La industria del bienestar, bajo la lupa

Aubrey Gordon colecciona libros viejos de dietas. Ha acumulado casi 100 ejemplares, entre ellos el volumen de 1973 Slimming Down, escrito por el compañero de Johnny Carson, Ed McMahon. Este libro, que incluía capítulos como “La conspiración de los palitos de pan” y “Dos martinis en Connecticut”, fue con el que Gordon inició su colección.

Y aunque la idea de la mixología como estrategia nutricional podría parecer absurda a los lectores de nuestros días, Gordon afirmó que buena parte del pensamiento actual sobre lo que ahora se conoce como bienestar resulta igual de “hilarante y descabellado”.

En el pódcast “Maintenance Phase” (Etapa de mantenimiento), cuyo nombre hace honor al concepto de mantener la pérdida de peso después de una dieta, Gordon y el periodista Michael Hobbes dedican todos los episodios a explorar lo que llaman el “complejo industrial del bienestar”, además de desacreditar las modas de salud y los consejos nutricionales.

Aunque la salud, el peso y el bienestar son temas importantes, gran parte de lo que los estadounidenses entienden sobre ellos es en realidad mercadotecnia vacía, comentó Hobbes.

“La mayoría de nosotros creemos que entendemos estos temas de bienestar, pero no nos damos cuenta de que en realidad solo estamos regurgitando cosas que vimos en un anuncio de Nike”, señaló Hobbes y agregó: “Y el bienestar es la encapsulación perfecta de eso. Muchas de las cosas que se incluyen en el bienestar no son más que datos modificados o malinterpretados que, en esencia, nos envía una empresa”.

Gordon dijo que la palabra bienestar puede definirse de dos maneras: una es la nueva terminología que utilizan las empresas que venden productos para bajar de peso y que se dieron cuenta de que “hacer dietas es menos popular que antes” y la otra es “un término muy amorfo al que vinculamos todo tipo de cosas”.

“Las compañías que venden vitaminas nos venden bienestar. Las empresas que fabrican colchones nos venden bienestar. Ahora en tu trabajo tienen un programa de bienestar. Hablar de bienestar se ha convertido en una manera de hablar de salud sin generar polémica”.

Este pódcast ocupa el primer lugar en la categoría de salud y fitness en Apple. Los episodios dedicados a investigar la epidemia de obesidad y la problemática historia del índice de masa corporal hicieron que el mes pasado llegara al primer millón de descargas en la aplicación de escucha.

Desde sus inicios en octubre 2020, los conductores han analizado alimentos dietéticos populares, como las galletas SnackWell’s, los suplementos alimenticios de la marca Moon Juice y los helados Halo Top (que es la respuesta de los años 2010 a SnackWell’s, dijo Gordon en ese episodio). Han discutido a fondo los prejuicios contra la grasa, los trastornos alimentarios y el papel que han desempeñado tanto Mehmet Oz como Oprah Winfrey en la industria de la pérdida de peso. También han hecho investigación sobre las dietas más populares, como la cetogénica, la de Weight Watchers, la del jugo de apio y la limpieza maestra (“en esencia, estás bebiendo agua azucarada muy ácida y muy picante”, dijo Gordon). Uno de los episodios incluso exploró cómo la búsqueda de la buena salud puede llevar a la gente a QAnon y otras teorías de la conspiración.

En el primer episodio del programa, los presentadores hablan de cómo pocos pódcast de salud ven con escepticismo el bienestar. Para Gordon, de 37 años, su escepticismo surgió de su experiencia personal de “más de 20 años haciendo dietas y manteniendo casi siempre la misma talla”.

“Ser una mujer gorda y tratar de hacer todas las cosas que se supone que deben hacer las mujeres gordas me llevó hasta allí”, dijo Gordon. “He hecho de todo y en realidad no he obtenido el resultado que me han prometido durante, ya saben, la mayor parte de mi vida. Y también veo que otras personas que han estado buscando esa promesa durante la mayor parte de sus vidas tampoco consiguen lo que pensaban que iba a ocurrir. Una llega a un punto en el que tiene que decir, bueno, quizá no funcione”.

Para Hobbes, de 39 años, que ha realizado extensos reportajes sobre la obesidad, la lucha de su madre despertó su interés en la fijación del peso.

“El hecho de que ella estuviera siempre sometida a una dieta insostenible y completamente descabellada fue algo que definió mi infancia”, dijo Hobbes. “Se esforzaba mucho siempre; por ejemplo, nadaba cinco veces a la semana y solo comía un tazón de zanahorias. El discurso en torno a la obesidad era siempre algo así como: a ver, no se están esforzando lo suficiente. Conozco a otras personas que se esfuerzan mucho y tampoco logran bajar de peso”.

El programa presenta “ideas relativamente radicales sobre este tema”, dijo Hobbes, pero intenta evitar alienar a los oyentes. Una de las formas en que los presentadores lo hacen es girando la narrativa para hablar de ellos mismos, abordando temas e ideas con los que tienen experiencia personal.

“En algún momento hablaremos sobre el CBD”, dijo Gordon. “Yo he sido defensora del CBD, y me sentiré incómoda con mi propia investigación. Es importante para el programa y para mí, como persona, decir que no estamos por encima de nadie. No somos más inteligentes que esto. No somos mejores que esto”.

Gordon y Hobbes dijeron que recibieron muchos comentarios positivos, pero los correos electrónicos que recibieron de investigadores y médicos fueron algunos de los más significativos.

Lisa DuBreuil, trabajadora social clínica del Hospital General de Massachusetts en Boston, también tiene un consultorio privado en Salem, Massachusetts. Ella se basa en el enfoque Health At Every Size (Salud en todas las tallas) con sus clientes, entre los que se encuentran personas con trastornos por consumo de sustancias, trastornos alimentarios, problemas de salud mental y aquellos que han desarrollado problemas tras cirugías de pérdida de peso y dietas crónicas.

Oyó hablar de “Maintenance Phase“ en las redes sociales y se convirtió en una escucha habitual. No dicen nada que no sepa ya, pero dijo que le encantaba cómo el programa hacía esos temas más accesibles y “realmente divertidos de escuchar”.

“Poder disponer de este tipo de recursos y obtener información de una manera entretenida e interesante, pero también muy objetiva, es maravilloso”, dijo DuBreuil, que se está recuperando de un trastorno alimentario.

DuBreuil añadió que las ideas y la investigación de “Maintenance Phase” eran conceptos de los que muchas mujeres, personas de color y personas LGBTQ habían estado hablando durante más de 20 años, pero que “es maravilloso ver que nuevas personas descubren estos temas”.

Caitlin McDonald, administradora de una organización sin fines de lucro en Salt Lake City, dijo que cuando empezó a escuchar el programa, se sintió identificada por primera vez.

“Fue una especie de revelación”, dijo. “Fue un gran alivio estar en un espacio en el que se hablaba de mí como un ser humano, y no como un número o una estadística”.

Scott Cave, que vive en la región de los Apalaches de Virginia con su mujer y su hijo, es investigador en historia y padre de familia. Empezó a escuchar este pódcast después de enterarse de su existencia en el otro pódcast de Hobbes, “You’re Wrong About”. Cave, quien tiene un doctorado en Historia, valora la manera en que el pódcast analiza y evalúa las fuentes primarias de una manera divertida.

En un episodio sobre la epidemia de obesidad, el programa expuso algunas de las consecuencias del estigma del sobrepeso, como retrasar la atención médica por miedo a las consultas. Cave se identificó con el tema. En una ocasión, tras lesionarse un dedo, acudió a una clínica de urgencias donde, según cuenta, le dijeron: “No creemos que se haya roto el dedo. Puede que sí, pero usted está muy gordo, así que tal vez debería ocuparse de eso”.

A consecuencia de ese comentario, Cave pasó años ignorando los síntomas de su enfermedad autoinmune, solo para evitar otra visita al médico. “Así que me fui con un dedo muy hinchado y un verdadero golpe a mi autoestima y a mi relación con la profesión médica”, dijo. “Cuando hablaron de eso en el pódcast, me di cuenta: ‘Ah claro, no me quejé de mis síntomas durante mucho tiempo porque estaban vinculados con la forma de mi cuerpo, la gordura’”.

La pandemia no ha hecho más que intensificar el pánico moral que Estados Unidos le tiene a la gordura, comentó Gordon. Pero también ha intensificado un discurso contrario. Ella ha notado que ahora hay más conversaciones centradas en la positividad corporal y más profesionales de la salud que difunden el mensaje de que “en realidad está bien si subes de peso mientras intentas sobrevivir una pandemia”.

“Ha sido un momento muy fascinante en el que todo el mundo ha procesado su propia imagen corporal y sus propias creencias extrañas sobre la gordura y la salud de esta manera tan pública”, dijo.


Source link